ESTUDIO PARA LA
REDUCCIÓN DE HUELLA
DE CARBONO
La falta de optimización y de eficiencia en el proceso de packaging aumenta los costes y las emisiones de carbono en gran medida. Nuestro estudio para la reducción de la huella de carbono nos permite optimizar su proceso de empaque y embalaje, de tal forma que la reducción de costes reduce también el impacto ambiental de su actividad.

Qué hacemos

En Embamat disponemos de un auditor especializado en el cálculo de huella de carbono para las empresas. La finalidad del estudio es obtener un número concreto de toneladas de CO2 equivalente, para luego ayudarlas a reducir las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero), donde todos los procesos que interviene el embalaje influyen en las emisiones de CO2 directas e indirectas de una empresa.

Gracias a nuestra dilatada experiencia tras participar en numerosos proyectos de nuestros clientes, tenemos un profundo conocimiento sobre cómo reducir el impacto ambiental de los procesos industriales.

Cómo

La primera fase del estudio de la huella de carbono es la de calcular e identificar los factores de emisión de fuentes fiables y sumideros de los gases de efecto invernadero. Para ello realizamos diferentes entrevistas y visitas a las instalaciones del cliente para conocer los procesos de la organización y búsqueda de factores de emisión para el cálculo: datos de sus operaciones, facturas de suministros, búsqueda de factores de emisión y características de la actividad que realizan, y los factores que afectan a sus emisiones.





Luego, con toda la información podemos calcular la huella de la organización de las toneladas de CO2 equivalentes para establecer los objetivos de mejora en coordinación con el cliente para poner en práctica estrategias y acciones para la reducción de la huella. A partir de aquí, el siguiente paso es el de valorar las distintas opciones de compensación si el cliente opta por lograr cero emisiones netas, normalmente con la colaboración en proyectos que ofrecen organizaciones acreditadas.





Una vez finalizada la fase de identificación, cálculo y objetivos definidos, elaboramos el correspondiente informe de emisiones en el que mide con precisión sus emisiones de gases de efecto invernadero.
Nuestro estudio para la reducción de huella de carbono no finaliza con la entrega del informe de emisiones. En caso de que el cliente lo solicite, le acompañamos para que una entidad acreditada verifique el cálculo HC:
1. Certificación conforme a la UNE-EN ISO 14064 para la cuantificación y notificación de las emisiones de gases de efecto invernadero y cálculo de la huella de carbono
2. Norma PAS 2060 publicado por British Standards Institutio para la neutralidad en emisiones de carbono
3. Futura Norma ISO 14068 para la gestión de gases de efecto invernadero y actividades relacionadas.
4. Inscripción en el Registro de huella de carbono de MITECO para la obtención del sello de reconocimiento “CALCULO”, “REDUZCO” o “COMPENSO” de las emisiones de gases de efecto invernadero.

5. Obtención de los sellos de reconocimientos par la reducción de gases de efecto invernadero por parte de la Agencia Catalana de Canvi Climàtic (ACCC).

Ventajas

Con el estudio para la reducción de la Huella de carbono, en Embamat ayudamos a integrar en sus procesos de embalaje y logística, otras mejoras ambientales y criterios ecológicos que, además, contribuyen a la reducción de costes.

1. Materiales alternativos altamente eficientes.
Se reduce el gasto de recursos y la contaminación derivada de su utilización durante el proceso productivo. En este sentido priorizamos los materiales reutilizables, retornables, reciclables, biodegradables y de base biológica.

2. Elección y uso racional de materiales.
La cantidad de material de cada embalaje es la justa y necesaria. Así, además del ahorro económico, se reduce los kilos de material puestos en el mercado y por tanto reduce el impacto ambiental, por ejemplo, con el cambio de operaciones manuales, a procesos de embalaje automáticos.

3. Embalajes con diseño ecológico.
Además del uso de embalajes ecológicos y materiales respetuosos con el medioambiente, tienen que estar concebidos para reducir el impacto ambiental durante todo el ciclo de vida: Embalajes resistentes, ligeros y eficientes que reduzcan daños y tasas de devolución para reducir emisiones de CO2.

4. Optimización de la logística, tanto del almacén como en los envío.
La utilización óptima de la volumetría y un embalaje bien diseñado permite realizar más artículos por envío y con ello, ahorro en transporte: Menores costes de combustible, menores emisiones de CO2.
De esta forma, logramos que su proceso de embalaje esté marcado por los criterios y valores de eficiencia, optimización, reducción de costes, incremento de la conciencia ecológica, imagen atractiva para los consumidores comprometidos y reducción absoluta de la huella de carbono.